Una familia gallega en Buenos Aires

Sin cubierta
Número 04
Gallego, Argentina, Cultura
2
1987
Enlace
Impresión: 657

Revisión

De pronto aparecieron aquellos vecinos nuevos. La casa ya la conocíamos y no tenía secretos para nosotros, pero ahora, con la nueva gente, adquiría un aire totalmente distinto, extrañó, por momentos fantástico. Se había convertido en una factoría que recibía y despachaba especies raras, que inundaban los patios y algunas habitaciones. Enormes fardos de lana apretada como piedra, bolsas llenas de cueros de zorro y chulengo, con pelos deslucidos, como arrastrados, y un fuerte olor que invadía la casa, le daban un aire peculiar y reciente. Quillangos espesos en que daba gusto pasar las manos, los dedos abiertos como tijeras, sobre todas las camas. Debajo de una galería dos enormes rollos de cuerda de cáñamo, áspera y gruesa como nuestros brazos, unían el mar y la tierra, la Patagonia y los barcos de cabotaje con el patio de la casp vecina. La casa parecía un trozo de Puerto Deseado enclavado en la calle Godoy Cruz, llena de maravillas, de cosas extrañas, recién vistas por nosotros, que hurgábamos sin descanso, que daban motivo a los juegos.

Acceso Usuarios

Noticias UCSH

Financiamiento:

conicyt

High Quality Free Joomla Templates by MightyJoomla | Design Inspiration NewWPThemes