La iglesia católica durante el siglo XIX y XX

Sin cubierta
Número 08
6
1991
Enlace
Impresión: 630

Revisión

La doctrina liberal impulsada por la intimidad del sentimiento romántico llevaba en sí la afirmación del inmanetismo de las potencias humanas y la negación de toda autoridad trascendente. De ahí los excesos cometidos contra las instituciones y las manifestaciones de la vida cristiana durante los años de la Revolución. La figura del Papa Pío VII, prisionero de Napoleón por defender la supremacía de los principios éticos, salió prestigiada tras la derrota del corso. Sin embargo, los soberanos y diplomáticos consideraron solamente los aspectos políticos al reunirse en Viena. Se despreocuparon totalmente del resto de factores que integraban la vida de la Iglesia en los países. Los nobles empezaron a valorizar las tradiciones religiosas que habían abandonado tras los ideales racionalistas y naturalistas. Los burgueses marginaron a la Iglesia en la reorganización de la sociedad tras los trastornos de la Revolución y el Imperio. En algunos países no faltaron quienes trataron de conjugar las ideas liberales con la tradición católica, especialmente en aquellos donde las minorías eran sometidas a poderes protestantes u ortodoxos.

Acceso Usuarios

Noticias UCSH

Financiamiento:

conicyt

High Quality Free Joomla Templates by MightyJoomla | Design Inspiration NewWPThemes