Taller artista Diego Agulló

Estudiante UCSH participa en taller experimental con el artista español Diego Agulló

El artista español Diego Agulló visitó Chile como parte del Programa de Residencias Iberoamericanas 2018 de Centro de Creación y Residencia NAVE, y con el objetivo de trabajar con artistas locales en torno a una práctica basada en la travesura y el movimiento.

La estudiante de 3er año de Pedagogía en Artes Visuales de nuestra Universidad Salesiana, María de los Ángeles Morales, fue seleccionada en un grupo de 13 artistas locales latinoamericanos para participar de un laboratorio de dos semanas con el artista Diego Agulló, en el que desarrolló un proceso colectivo de investigación artística y filosófica en torno a la pregunta: ¿cuál es la afinidad entre el cuerpo y el evento?

El laboratorio “El poder del desorden. Promiscuidad y travesura” se desarrolla bajo la premisa de que existe una afinidad natural entre lo promiscuo y lo travieso, donde la travesura invita a pensar en el poder desde la perspectiva de la capacidad y habilidad para atravesar un dominio del poder estimulando movimiento, cambio y, en ocasiones, desorden.

La metodología del artista español propone una serie de experimentos para mantener abierta la relación con la alteridad, con el peligro que supone perder todo tipo de género narrativo y permanecer suspendido en el punto muerto de un presente indefinido. El laboratorio no está orientado a la eficacia, por lo tanto, el objetivo no es resolver los problemas, sino explorar los múltiples parámetros en los que consiste un conjunto de problemas. El taller es un proceso de búsqueda de valor y las prácticas artísticas se consideran filosofía práctica. El cuerpo es el soporte primero de la acción.

“Durante este proceso me vi envuelta en una serie de eventos que han tenido como resultado movimientos corporales, discusiones en grupo desapego de lo ya predeterminado por la sociedad, por las palabras y sus significados. Diego Agulló el guía de este proceso investigativo, nos ha enfrentado con nuestros propios prejuicios, miedos y conceptos, los cuales poco a poco han sido deconstruidos y han desembocado en otros procesos creativos y actividades que han sido realizadas tanto dentro del centro como en la vía pública”, comentó de su experiencia la estudiante Morales.