Académicos de la UCSH integran Self-study colaborativo interuniversitario

El Programa de Desarrollo Profesional Docente de la OEI Chile, con la colaboración de un grupo de académicos de nuestra universidad, dio inicio al trabajo colaborativo interuniversitario para el desarrollo de “Self-study colaborativo” sobre prácticas de formación docente. El proyecto busca aportar al desarrollo del conocimiento en la formación inicial de profesores en Chile.

En este tipo de investigación, los formadores de profesores analizan sus propias prácticas, con la intención de tener una conciencia rigurosa de lo que hacen, para así mejorar en su profesión y producir conocimiento propio de la disciplina de la enseñanza. El self-study se caracteriza por ser autoiniciado y focalizado, orientado a la mejora, interactivo-colaborativo, y hacer uso de una variedad de métodos, principalmente cualitativos.

Luego de un proceso de postulación a fondos concursables, se constituyeron tres grupos de self-study interuniversitarios: el primer grupo, integrado por ocho investigadores de las universidades Católica de Temuco, Católica de la Santísima Concepción, Universidad Central y la Universidad Católica Silva Henríquez; y tiene como foco de investigación la potenciación de la reflexión pedagógica en las prácticas formativas.

Nuestra institución se hace partícipe a través de un trabajo colaborativo entre el Centro de Investigación e Innovación en Educación (CIIEDU) y las Escuelas de Educación Básica y Educación en Inglés.

“No hay una gran línea de investigación en Chile sobre cómo se preparan y cómo implementan sus prácticas los formadores de profesores, en cualquiera de los ámbitos. Por tanto, si bien la iniciativa es externa, de la OEI, había un deseo de algunos de los investigadores que nos reunimos en el reciente encuentro del CIIEDU, de poder estudiar nuestras propias prácticas. Así que se produjo esta coyuntura, por un lado esta solicitud externa en que había un financiamiento, no mucho pero suficiente para armar algo como esto, y el deseo de mirar nuestras prácticas en cursos que precisamente tienen que ver con didáctica, en mi caso didáctica de las ciencias. Y por eso es relevante, en medida que nosotros podamos auto examinarnos tenemos más posibilidades no solo de mejorar esa actividad curricular particular, sino de probar un tipo de estrategia a nuestro quehacer de formadores para que se pueda multiplicar en las demás áreas”, comenta el investigador de la Escuela de Educación Básica, David Santibañez.

La Directora de Educación en Inglés de la UCSH, Marlene Gutiérrez, señala algo similar: “La importancia de la autoevaluación y autoanálisis de la práctica docente nos llevan a cuestionar nuestro quehacer como formadores de formadores. El espíritu de esta investigación es el de generar mejores prácticas alentados por nuestros amigos críticos, lo que sin duda, beneficiará al grupo de estudiantes a quienes enseñas. En el caso mío, la investigación está destinada a conocer cuáles de las estrategias que utilizo como formadora de formadores promueve la reflexibilidad crítica en el grupo de estudiantes que instruyo este semestre”.

Un segundo grupo de investigación dentro del mismo proyecto, está integrado por cuatro educadores de las universidades Alberto Hurtado y Universidad de Santiago de Chile, y su foco de investigación apunta a conocer las teorías implícitas y creencias que caracterizan sus prácticas de acompañamiento para el desarrollo de capacidades reflexivas en los estudiantes de pedagogía.

Mientras, que el tercer grupo está conformado por tres investigadores de las universidades Católica del Maule, de La Serena y San Sebastián, y su foco de investigación apunta a indagar cómo cambian sus prácticas formativas a partir de la escucha activa de sus estudiantes de pedagogía.

En todos los casos, un elemento fundamental es que uno de los compañeros de investigación de otra universidad se convierte en un “amigo crítico”, que le plantea otros puntos de vista y preguntas para re-mirar sus propias prácticas y concepciones sobre la enseñanza.

Durante este estudio, que culmina en julio de 2017, el grupo se reunirá una vez al mes para reflexionar en conjunto y generar un intercambio respecto de su proceso de self-study.